¿La hiperactividad controla tus días?

La hiperactividad nos puede llevar a algunos trastornos psicológicos como la ansiedad o depresión. Las personas que continuamente están hiperactivadas suelen tener un elevado número de fracasos, ya que al empezar tantas tareas y no acabarlas, nunca llegan a cumplir sus metas. El resultado de esta frustración es una baja autoestima que a su vez afecta a todas la otras áreas de la vida de una persona: laboral, familiar y social.

Lo primero que nos podemos preguntar es,  ¿Qué es la actividad?

Cuando hablamos de actividad nos referimos a cualquier situación que influye en la vinculación que la persona tiene con su entorno. Son acciones que se realizan para cumplir metas, por lo que la actividad se encuentra relacionada con la necesidad que tenemos los seres humanos de búsqueda y curiosidad.

Podemos hablar también de los diferentes tipos de actividades que realizamos las personas:

- Actividad física: Implican movimiento corporal

Actividad física de baja intensidad, por ejemplo; andar, tareas domésticas, ducharnos (la mayoría de actividades físicas que realizamos al día son actividades físicas de baja intensidad).

Actividades físicas de alta intensidad, por ejemplo; deporte.

- Actividad psíquica: Hablaríamos de la actividad del cerebro que nos permite la resolución de problemas. Entraría la memoria, capacidad de organización y planificación.

 

TDAH y el cerebro from tdahytu on Vimeo.

 

También podríamos hablar de distintos tipos de actividad mental o psíquica:

- Las que utilizamos para trabajar en el día a día; la lista de la compra, organizar el tiempo para intentar hacerlo todo en el mínimo tiempo posible, acordarte de sacar la comida del congelador

- La actividad psíquica que utilizamos para los estudios o en el horario laboral, supone un esfuerzo mental mayor y continuo

Además todas estas actividades las podríamos realizar por alcanzar un objetivo o por el simple placer de hacerlas (sería nuestro objetivo en sí) 

Ahora bien, ¿Esta actividad es siempre efectiva?

No es efectiva cuando no obtenemos los resultados que deseábamos, cuando no conseguimos nuestras metas o no estamos satisfechos de los resultados.

No es efectiva cuando vemos que el estrés nos puede.

¿Cuándo notamos estrés?

También hay que diferenciar entre el nivel de actividad que nos ponemos nosotros mismos (nuestra propia exigencia) y el que nosotros percibimos que nos demandan, es decir, la exigencia de nuestro entorno. Vivimos en una sociedad en la cual el tiempo siempre nos coge, donde nos exigen más de lo que nos gustaría o podemos dar, donde siempre hay que estar perfectos para todo y en forma. Cuando notamos que todo esto nos sobrepasa es cuando entramos en un estado de estrés continuo perjudicial para nuestra salud. Un alto nivel de exigencia provoca una elevada actividad que a su vez nos hace entrar en un estado de ansiedad/estrés.

 

TDAH: Tú Decides AHora - La Historia de niños como Pablo from tdahytu on Vimeo.

 

¿Cuándo hablaríamos de hiperactividad?

Cuando se da una actividad excesiva. Si hoy en día buscamos en cualquier buscador de internet la definición de hiperactividad, automáticamente nos encontramos en los resultados el famoso TDAH (trastorno por déficit de atención y/o hiperactividad), pero, 

¿Dónde está la línea entre ser un adulto muy activo o tener un TDAH?

Una de las características más importantes sería si esta hiperactividad interfiere negativamente con el funcionamiento social, académico o laboral, o reducen la calidad de los mismos. 

CLAVES   ¿Cuándo debes preocuparte?

- Cuando no puedes estar nunca quieto, tienes la necesidad de estar haciendo siempre algo, y muchas veces no lo haces con un objetivo concreto

- Empiezas muchas tareas a la vez pero nunca las acabas

- Sientes la necesidad de estar siempre haciendo algo

- Haces las cosas antes de pensarlas

- Te cuesta organizar tu día a día

- Tienes poca paciencia

- Sientes continuamente que te falta tiempo para hacer todo lo que te gustaría hacer

- Estás siempre nervioso y te cuesta relajarte                                                

- Y lo más importante es que tiene un impacto negativo en tu vida diaria. No puedes mantener un trabajo, hay un deterioro en tu vida familiar

 

TDAH en 60 segundos from tdahytu on Vimeo.

 

¿Qué consecuencias puede tener estar siempre con un nivel de actividad excesivo?

La hiperactividad nos puede llevar a algunos trastornos psicológicos como pueden ser la ansiedad o la depresión. Las personas que continuamente están hiperactivadas suelen tener un elevado número de fracasos, ya que al empezar tantas tareas y no acabarlas, nunca llegan a cumplir sus metas, lo que lleva a que tengan una baja autoestima que a la vez afecta a todas la áreas de la vida de la personas; laboral, familiar y social.

Aunque, por otro lado, si la persona lo ha ido trabajando desde pequeño y consigue manejar esta hiperactividad podemos observar personas muy curiosas, creativas, proactivas y motivadas.

Lic. Laura Aut

Laura Aut es licenciada en psicología, máster en psicopatología clínica del adulto, máster sanitario en psicologia infantojuvenil, máster en psicología jurídica y peritaje psicológico forense. Realizó un postgrado en trastornos autistas. Colegiada núm. 18.432

Contacto: laura.autse@gmail.com

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Edith Gomez
@edigomben
¿Cómo ser más optimista en la vida?

Existen muchas cosas que no son seguras en la vida, pero lo que sí es seguro es que siempre habrá tanto buenos como malos momentos. Algunos días son felices, otros son tristes. Pero, ¿qué se le puede hacer? ¡Es el curso normal de la vida! Si quieres cambiar tu vida para siempre, lee estas leyes del karma.

Sin embargo, la manera en que eliges enfrentar los retos diarios es lo que hace la diferencia. Tu habilidad de ir por la vida con optimismo y compostura es lo que determinará tu éxito y tu felicidad. Según Gananci, estas son algunas lecciones que se aprenden de la vida si dejas tu trabajo.

Te puede interesar
"C. G. Jung", por Herbert Read (Tercera Parte)

Recordará el lector que haya tenido la amabilidad de acompañarnos hasta aquí en la lectura de este extenso ensayo de Herbert Read (y hacemos votos porque haga otro tanto hasta la conclusión del mismo), que el último de los párrafos de la Segunda Parte que publicamos en "Salud y Psicología", nos alerta de que "el sueño no es un acontecimiento aislado y de que forma parte de un proceso mental inconsciente e ininterrumpido que por azar interrumpimos y conseguimos traer a la realidad". Nos dice, además, que es importante para el analista "estudiar sueños en series, pues están ligados por vínculos inconscientes de significado". El analista que esté atento ha de poder dar con las líneas de comunicación entre ellos; puede hallar que se cruzan en un punto determinado, que pasa a ser "el centro de significación". Cuando un centro de esta naturaleza queda establecido, la tarea de la interpretación -nos advierte- se simplifica enormemente. Dicho lo cual, seguimos adelante:

Psicoanálisis